Para ser notario es necesario en primer lugar obtener el Grado en Derecho. Una vez finalizada la carrera, el paso definitivo para acceder a la profesión es aprobar las oposiciones a notaría.

Está claro que estas objeciones se consideran una de las más difíciles que existen en España, junto con otras, como la de ser fiscal. Sin embargo, hay que recordar que si son aprobados, no solo pueden conseguir un trabajo estable y de larga duración, sino que también pueden ser remunerados generosamente.

Por otra parte, hay que saber que el expediente académico obtenido a lo largo de la carrera no se tiene en cuenta a la hora de prepararse para ser notario. Sin embargo, es conveniente acostumbrarse a estudiar muy en serio ya durante esta etapa, para llegar más mentalizado a la oposición a notaría.

Para poder ser notario hay que cumplir con dos requisitos fundamentales:

La agenda de estas oposiciones se puede ver en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y se puede ver que es muy amplia, por lo que mucha gente necesita años de preparación. Un abogado que quiera implicarse en estas oposiciones suele acudir al colegio de notarios de su ciudad, donde encontrará un mentor (notario público profesional) que le ayudará a prepararse para las mencionadas objeciones.

Esta está dividida en 4 ejercicios que incluyen los siguientes temas:

  • Primero: Derecho Civil y Legislación Fiscal.
  • Segundo: Derecho Mercantil, Legislación hipotecaria, Legislación Notarial, Derecho Procesal y Derecho Administrativo.
  • Tercero: Resolución y exposición de un caso práctico jurídico.
  • Cuarto: Matemáticas Financieras.

La preparación para ser notario es un camino bastante largo y que demanda mucho tiempo y esfuerzo, pero después se ve recompensada ya que sus funciones son imprescindibles para muchos ámbitos de la sociedad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.